Una visita a los castillos de Manhattan

El próximo año se celebrará el 400° aniversario de la fundación de la ciudad y es momento de rescatar algunas de las construcciones históricas menos esperadas de la isla de Manhattan. No solo en la Vieja Europa hay castillos, como lo demuestra este paseo.

Si bien la arquitectura de Nueva York es conocida por sus rascacielos, también conservó muestras de la influencia y de su interés por el arte antiguo de estilo europeo, a lo largo de cuatro siglos de historia. Es lo que demuestra esta selección de edificios, los principales castillos de Manhattan.

Castillo Belvedere

(en la foto de apertura). Está el centro de Central Park (a la altura de la calle 79). Abierto todos los días de 10:00 a. m. a 17:00 hs. Cerrado el día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo. Acceso gratuito.

Diseñado en estilo gótico y románico por el codiseñador de Central Park, Calvert Vaux, y el arquitecto Jacob Wrey Mould, la estructura, las terrazas y pabellones adyacentes fueron llamados “el Belvedere”, que significa “hermosa vista” en italiano. Todo el complejo, terminado en 1872, fue pensado como un lugar desde el que disfrutar de las vistas del paisaje circundante. Originalmente el edificio no tenía ventanas ni puertas, ya que estaba destinado a ser una torre de vigilancia al aire libre, y fue construido con esquisto de Manhattan (tipo de roca característica de la zona). El Belvedere continúa atrayendo a los visitantes para que disfruten de las vistas panorámicas de Turtle Pond y Great Lawn al norte, el Ramble al sur y el paisaje urbano en los alrededores. El castillo también alberga uno de los centros de visitantes del parque y una tienda de regalos. Cuando el edificio está abierto, los visitantes pueden ascender a terrazas adicionales para disfrutar de un punto de vista aún más alto.

Como muchas de las estructuras del parque, el uso y propósito del Castillo Belvedere cambió con el tiempo. En 1919, la Oficina Meteorológica de Estados Unidos convirtió el edificio en una estación meteorológica, añadiendo ventanas y puertas y creando oficinas dentro de la estructura. En 1983, Central Park Conservancy renovó el edificio y lo reabrió como centro de visitantes, y en 2019 fue completado un proyecto integral para restaurar y modernizar el edificio y las terrazas. Además, el Centro de Conservación ofrece una audioguía en español para conocer todos los detalles de esta estructura. Acceda a la audioguía, aquí. La temperatura, el viento y las precipitaciones todavía se miden en el Belvedere, aunque ahora principalmente desde equipos alojados en un área cercada al sur del edificio.

The Met Cloisters

Está en 99 Margaret Corbin Drive, Fort Tryon Park. Abre de jueves a martes de 10:00 a.m. a 17:00 hs. Cerrado los miércoles, el Día de Acción de Gracias, el 25 de diciembre y el 1° de enero. La entrada cuesta US$ 30 para adultos. Descuentos para mayores, estudiantes y menores de 12 años.

The Met Cloisters está situado en el parque Fort Tryon al norte de Manhattan, ocupando una extensión aproximada de 1,6 hectáreas a la vera del río Hudson. Esta área es conocida por estar situada sobre Lenapehoking, tierra natal de la diáspora Lenape e histórico lugar de reunión y comercio para muchos pueblos nativos diversos, que continúan viviendo y trabajando en el área.

El edificio es la sede del Museo Metropolitano de Arte (The Met) dedicada al arte, arquitectura y jardines de la Europa medieval. Su nombre proviene de los claustros medievales que conforman el corazón del edificio. La construcción del museo comenzó en 1933, en el extremo norte de Fort Tryon Park. Visitarlo es como viajar en el tiempo: la arquitectura medieval se incorpora a un edificio moderno construido expresamente para evocar la Edad Media. Los constructores del edificio emularon el período incorporando elementos originales de monasterios, iglesias, castillos y otras estructuras medievales europeas en un museo moderno.

The Met Cloisters proporciona un escenario en armonía con las más de 2.000 obras de arte y elementos arquitectónicos excepcionales del Medievo occidental. En su planta a nivel del suelo alberga el Trie Café, una bella cafetería abierta entre abril y octubre que ofrece comida ligera en un ambiente tranquilo al aire libre con vistas a un jardín interno del museo. Acceda a un plano detallado del museo aquí, y obtenga sus boletos anticipados en la página oficial del museo.

Fuerte Jay y Castillo Williams

Está en el extremo norte de Governors Island. Abre los sábados y domingos de 10:00 a.m. a 17:00 hs. Acceso gratuito (pero se requiere un pagar un ticket de ferry para llegar a la isla).

Governors Island es una isla de casi 70 hectáreas, a 10 minutos en ferry desde Lower Manhattan y Brooklyn. El Monumento Nacional Governors Island administra 9 hectáreas dentro de la isla, que contienen tanto al Fuerte Jay como al Castillo Williams.

Las tropas continentales erigieron por primera vez obras defensivas de tierra en el punto más alto de Governors Island entre 1775 y 1776. La isla y su fuerte fueron ocupados por los británicos durante la Revolución Americana hasta 1783, cuando fue entregada, junto con varios edificios, al gobernador de Nueva York. Pasaron más de 10 años antes de que las renovadas tensiones con Gran Bretaña dieran como resultado financiación tanto de la Legislatura de Nueva York como del Congreso de los Estados Unidos en 1794 para reconstruir las obras en Governors Island. Los temores de una invasión francesa en 1797 dieron como resultado un esfuerzo para completar y mejorar las fortificaciones costeras.

Se dice que el fuerte adquirió el nombre de “Fuerte Jay” en 1798 en honor a John Jay, entonces gobernador del estado de Nueva York. El fuerte fue incluido individualmente en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1974.

Por su parte, el Castillo Williams es una construcción defensiva circular de arenisca roja en el punto oeste de Governors Island. Fue diseñado por el ingeniero jefe del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, el teniente coronel Jonathan Williams, que le da nombre al fuerte, y considerado un prototipo de nuevas formas de fortificación costera. Construido entre 1807 y 1811, el castillo era un componente de un sistema defensivo más amplio para el puerto interior.

Castillo Clinton

Está en 17 Battery Pl., Battery Park. Abierto todos los días de 7:45 a.m. a 17:00 hs., excepto el día de Acción de Gracias y el día de Navidad. Acceso gratuito.

La elocuente frase “construido para mantener alejada a la gente, ahora da la bienvenida a millones” es una descripción precisa de la evolución de este monumento nacional, que se encuentra bajo el cuidado del organismo gubernamental National Park Service. Fue originalmente construido como fuerte para la guerra de 1812 contra las fuerzas británicas, con el propósito de complementar las defensas del Castillo Williams en Governors Island. Sin embargo, nunca llegó a ser utilizado para ese fin. El Castillo Clinton ha servido desde entonces como teatro de ópera (1840-1855), estación de inmigración (1855-1890) y acuario (1896-1941).

Los visitantes pueden explorar el fuerte al aire libre y visitar las exhibiciones. Hay programas Junior Ranger disponibles para niños y la librería Eastern National ofrece una amplia variedad de libros y recuerdos. También se realiza allí la serie de conciertos anuales “Música en Castle Clinton”. Este Monumento Nacional ofrece además la venta de boletos de Sculpture Cruises, el crucero oficial que lleva a los visitantes a la Estatua de la Libertad y la Isla Ellis desde Battery Park Promenade.

Capilla de San Pablo

Está en 209 Broadway, en el Distrito Financiero de Manhattan. Abierta de lunes a domingos de 8:30 a.m. a 18:00 hs. Acceso libre y gratuito.

La Capilla de San Pablo es parte de la Parroquia de Trinity Church Wall Street. Construida en 1766, es el hogar de una comunidad de adoración activa. Alberga una amplia variedad de eventos artísticos y vecinales, y recibe a más de un millón de visitantes cada año.

Cuando se inauguró por primera vez como una capilla de extensión de Trinity Church para servir mejor a su creciente congregación, St. Paul’s era una “capilla cómoda” para aquellos que no querían caminar algunas cuadras hacia el sur por calles sin pavimentar hasta Trinity. Una década más tarde, el Gran Incendio de 1776 destruyó la primera Iglesia de la Trinidad, pero la de San Pablo sobrevivió gracias a una brigada que roció el edificio con agua.

Hasta que se reconstruyó la segunda Trinity Church en 1790, muchos, incluido George Washington, hicieron de St. Paul su hogar en la iglesia. El 30 de abril de 1789, después de que Washington prestara juramento para convertirse en el primer presidente de los Estados Unidos, se dirigió desde el Federal Hall en Wall Street hasta la Capilla de San Pablo, donde asistió a los servicios.

A %d blogueros les gusta esto: