Viajes de película

Meek's Cutoff (2010) / por María Zacco

En el cine, suele decirse que “el paisaje tiene un lenguaje propio”. Eso se comprueba de un modo intimidante en esta película que retrata, en una travesía por Oregon, Estados Unidos, el verdadero espíritu del western.

Por María Zacco 

“Meek’s Cutoff” está inspirada en los diarios verdaderos de varias mujeres que integraban una caravana realizada a través del desierto de Oregon, en 1845, unos quince años antes de la guerra de secesión, cuando Estados Unidos recién empezaba a poblarse de familias errantes que recorrían el país buscando un lugar donde asentarse. 

Las locaciones de este western femenino, situadas en el desierto que se encuentra en el este de Oregon, son, dijo la directora, como tierra sagrada. A través de los apuntes de aquellas pioneras ella y su equipo lograron hallar cada lugar por donde había pasado la caravana, guiada por Stephen Meek, un personaje real de la conquista del Oeste, que era un charlatán. El debía conducir 200 carretas hasta Oregon, supuestamente a través de un atajo que conocía bien pero abandonó a todos en el desierto. 

Los colores del paisaje y los planos panorámicos, hacen que esa naturaleza hostil sea la principal protagonista de la historia: vegetación rala, bancos de arena interminables, ríos correntosos y altísimos farallones rocosos detrás de los cuales esperaban encontrar un oasis, dan cuenta de que aquellas caravanas no eran un paseo, especialmente para las mujeres.

En esta historia se reivindica su papel como verdaderas leonas. En principio, los registros de los diarios hallados por la directora hablaban de la rutina de sus tareas cotidianas: preparar el fuego, cocinar, hacer café, racionar el agua. Pero también las muestra como mujeres bravas que no dudaban en empuñar un arma o tomar las decisiones que los hombres demoraban para resolver cuestiones en las que, incluso, se jugaban sus vidas. 

Los diálogos son escasos y cobran voz, sin embargo, los paisajes del Cañón del río Owlyhee, de aguas bravas, hoy buscadas para practicar rafting. Dicen que este cañón es uno de los más impactantes del país. La travesía sigue por la actual Doble O Ranch Roud, que lleva a zonas desconocidas y bellísimas, como a un refugio de vida silvestre, que fue creado en 1908 para proteger a la fauna de la zona. 

Hoy en día, para recorrer estos parajes hay que alojarse en Burns, un pequeño pueblo con buenos bed &  breakfast, desde donde parten recorridos por el desierto de Oregon y sus alrededores, repletos de rincones inesperados.       

Seguinos en Twitter

Seguinos en Facebook