Viajes de película

El último emperador (1987) / Por María Zacco

La historia épica del último emperador de la dinastía Qing, Aisin-Gioro Pu-Yi (1906-1967) fue rodada en la Ciudad Prohibida. El director italiano batalló para conseguir el acceso sin restricciones por parte del gobierno chino –un hecho sin precedentes- para filmar en el complejo, hogar de emperadores desde el siglo XV hasta 1924.

Por María Zacco

El público de todo el mundo, incluido el de China, entraba por primera vez a esa ciudad mítica, hoy conocida como el Museo del Palacio Imperial. Con la puesta en escena Bertolucci logró recrear el exceso y la excentricidad de un gobierno en decadencia. Y refleja durante toda la película la sensación de encierro de la vida en la corte.

Nacido en la familia real en 1906, Pu-Yi (interpretado en la adultez por John Lone) es elegido por la temible emperatriz viuda, Tzu-Hsi, para ascender al Trono del Dragón. El protocolo exigía apartar al niño de su madre biológica y entregarlo a una niñera. Madre e hijo atraviesan la imponente Puerta del Meridiano de la fortaleza ubicada en el corazón de Pekín y la joven Ar Mo asume como tutora real: educar al próximo “Hijo del Cielo” (la tradición sostenía que el emperador chino era el mediador entre el cielo y la tierra).

Es tan espectacular como inolvidable la escena de la coronación ante elSalón de la Armonía Suprema, donde el niño de tres años es proclamado Señor de los Diez Mil Años. Tal como sucedió en la realidad. 

Este filme, el único rodado en la Ciudad Prohibida en toda la historia del cine, nos permite recorrer por primera vez –hasta que viajemos para verlo in situ- cada salón, estancia y recoveco de ese monumento misterioso. Ese viaje virtual desnuda el sufrimiento del joven rey, su desencanto cuando lo apartan de su niñera tras descubrirlos en un gesto más que afectuoso en el Jardín de los Placeres Armoniososubicado en el Palacio de Verano y tal vez su única alegría, la relación paternal con su tutor británico, Reginald Johnston.

La boda del rey con Wan Jun deja asomarse a una reconstrucción de la fastuosa cámara nupcial, ya que la verdadera está en el Salón de la Paz Terrenal, la única habitación que no se usó en el rodaje. El primer permiso de salida de la Ciudad Prohibida –un engaño por el que es luego depuesto- lo lleva a una fiesta en la ciudad china de Tientsin, en realidad filmada en el lujoso Palacio de Congresos en Salsomaggiore, Italia, ciudad natal de Bertolucci. El rey es apresado y enviado a Rusia, donde es liberado en 1959 y regresa a China. En 1967, el último año de su vida, Pu-yi regresó a China, compró una entrada para visitar el actual museo y caminó hasta el Salón de la Armonía Suprema, donde había sido proclamado emperador.

Seguinos en Twitter

Seguinos en Facebook