Argentina

Temporada de Penacho Amarillo - Un día en Isla Pingüino

Desde noviembre hasta fines de marzo podés encontrar a los pingüinos incubando o alimentando a sus crías




El día se presta para una nueva aventura en Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz. Plena Patagonia, nos dejamos llevar hacia un nuevo capítulo de avistajes y descubrimientos. Plan para hoy: ¡pinguinos, pingüinos,y más pingüinos! (Bueno, y muchos animales más... ¡Pero si quieren ver pingüinos, síganme!)

Nos movemos rumbo a nuestro destino: la Isla Pingüino.  Casi salvaje, se trata de un territorio que afortunadamente cuenta con la protección del Estado nacional así como de la provincia de Santa Cruz, dentro del Parque Nacional Marino Isla Pingüino. Esto implica que solo podemos acceder con prestadores de servicios habilitados, pues la zona que estamos por visitar es el hogar de muchísimas especies de incalculable valor para la diversidad en nuestro planeta y algunas de cuyas poblaciones, desgraciadamente, se encuentran hoy en declive. Además de las dos especies de pingüinos que habitan la isla, se protege a todos los seres que nacen, viven, se desarrollan y mueren sobre y bajo las aguas del parque. Es muy importante que haya territorios como este pues el mar representa un tercio del territorio argentino,  y solo el 3%  al día de hoy es de zona protegida.


Rumbo a la lobería: el harén del lobo marino

Salimos desde Puerto Deseado en lancha, un paseo que durará unos 40 minutos. Llevemos campera que hay viento, y protector solar: el sol santacruceño es inesperadamente fuerte. Solo 25 km de mar nos separan de nuestro destino, pero no tendría gracia no aprovechar este trayecto marítimo para hacerles unas visitas a nuestros amigos los Lobos Marinos de un pelo. La lobería consiste en un gran peñasco en el agua, donde algunos pocos machos y varias hembras viven durante el período reproductivo. Nos acercamos con la embarcación y los rodeamos para verlos de cerca, pero siempre a una distancia prudencial. A diferencia de los pingüinos, si un humano llegara a desembarcar y erguirse en su isla seguramente todos huirían despavoridos al agua. Esto es porque hasta hace no mucho la caza de lobos marinos era una actividad frecuente  y que lamentablemente diezmó considerablemente la población patagónica, hasta su prohibición en el año 1953. Como estas especies viven entre 20 y 30 años, la alerta de peligro que representa el ser humano para ellos hoy es resultado de imitar el comportamiento de las generaciones anteriores. Por esta razón, a pesar de que se presten a nadar con humanos en el agua y en la costa, no hay que acercarse a ellos caminando.  

Las loberías son los hogares de los contados machos y sus harenes. Se distinguen fácilmente los géneros por el color y la melena característica, atributo que valió a las especies de esta familia el apelativo león marino  (Sea Lion).  ¿Si viven en colonias, cómo explicamos entonces los frecuentes relatos de parejas solitarias en costas playeras, alejados del resto de sus compañeros? Pues bien, ocurre que los machos jóvenes, aún inmaduros como para formar su propio harén, elaboran espontáneas redadas donde sorpresivamente se aparecen sembrando caos en la colonia, aprovechando así la confusión para secuestrar a una desprevenida hembra o cachorrito. Si alguna vez vemos a una pareja solitaria alejada del resto de la colonia, seguramente estemos siendo testigos de un secuestro. Como último comentario, quizás notemos los ojos de estos animales aguados, brillantes, algo llorosos; algunos lo toman como parte de su natural encanto. No son lágrimas de tristeza sino el resultado de desechar la sal acumulada.




Desembarco - Pingüinos Magallánicos y sus crías

Llegamos finalmente a la isla. Inhabitada, salvaje. El único indicio del hombre es el viejo faro en el epicentro, hoy abandonado, y un mínimo galpón. Aquí dejaremos los aparatosos salvavidas, pues no queremos que los pingüinos, en nuestro aparatoso andar, nos confundan con uno de ellos. ¿Listos?  Lo mejor está por venir.

No terminamos de entrar y ya nos reciben en su hogar una multitud, alardeando elegantes smokings. ¡Son los famosos Pingüinos de Magallanes! Y llegamos en pleno ciclo reproductivo, por lo que tenemos que andarnos con cuidado. Si llegamos en noviembre, veremos a gran parte de los individuos apostados como centinelas inmóviles. Permanecer quietos ante nuestro avance no es una invitación a acercarnos, sino al contrario. Los pingüinos se encuentran en uno de los momentos más importantes de su vida, la incubación,y aunque no lo demuestren se sienten nerviosos si nos acercamos más de lo debido a sus crías. Su pareja, sin embargo, más de una vez se cruzará en nuestro camino y andará a nuestro lado. Estarán siempre al alcance de la mano, lo cual es muy emocionante aunque por ninguna razón del mundo nos da derecho a estirarla para alcanzarlos. A diferencia de lo que uno se esperaría por la latitud, es un lugar de mucho calor y sol fuerte, y esto los pingüinos lo sienten (hay una creencia colectiva de que viven en zonas gélidas o heladas; esto es cierto solo para algunas especies.). Cuando hay más sol, el inferior de su ojo se torna más brillante y resalta su color rojo.



Los pingüinos son especies monógamas y muy sociales. Les gusta estar juntos y de a muchos, por eso es habitual encontrarlos en grandes colonias. Una vez que encontraron su pareja, la única manera de separarlos es la muerte. Pingüino y pingüina siempre volverán a encontrarse, y si uno llegara a morir dejando solo a su compañero, es probable que este permanezca de esa forma. Al llegar a la isla, son capaces de reconocerse en el caos de una multitud de individuos llamándose,  buscando a su media pareja anhelando el reencuentro. De los dos huevos que ponen cada ciclo, solo el segundo va a ser criado por los padres mientras que el primero seguramente sea dejado de lado.

 ¿Cómo? ¿Que ya los habían visto en Península Valdés?  ¿Qué no están sorprendidos? Ah, hombre, haberlo dicho antes… Veamos si son capaces de decir lo mismo una vez que hayamos cruzado el viejo faro. Aguarden. Lo mejor está por venir.


Penacho Amarillo tras el faro

El faro abandonado y una casa en ruinas son los únicos vestigios que quedan para recordar que alguna vez la isla estuvo habitada por 11 personas. A su vez, marca una división en la isla. Del otro lado, bajando la colina encontramos el mar, los cañadones, y saltando en ellos… Ah, ahora sí que los veo sorprendidos. ¡Los penacho  amarillo!

De pobladas cejas rubias proyectadas hacia atrás, ojos rojos y planos centrados en un puntillo negro, brinco entre las rocas… Estos pingüinos que cobraron cierta fama gracias a las películas animadas también alardean de un segundo nombre: Saltarrocas (Rockhopper). Y es que, bien a diferencia de la habitual caracterización,esta especie de zonas rocosas no se desliza ni anda sobre su panza, sino que intenta superar los obstáculos que se le presentan de a saltos. Es un espectáculo verlos, con sus 50 cm, saltar sobre pequeños barrancos o bajar a los brincos el cañadón para ir a darse un chapuzón. Obligada parada de mateada, dejamos las cosas un rato y nos sentamos entre nuevos amigos.

Si bien dijimos antes que los pingüinos son una familia de especies sociables… esta en particular es algo peleadora puertas adentro. Quien los vea de cerca notará que tienen un lenguaje corporal sumamente expresivo. Un comportamiento habitual entre ellos y que no es para nada bien recibido cuando se replica en nuestras comunidades se da durante la incubación, si el macho sale a buscar comida y deja a la hembra sola encargada del huevo o cría. Si se percatan los otros machos, estos la rodean y la “azotan” con sus aletas –mientras la víctima indefensa se ve incapaz de abandonar el nido, pues cubre a su niño. Lamentablemente es un espectáculo en que no podemos intervenir.  En esta ocasión se registraron aproximadamente 2.000 nidos, lo cual implica que hay 4.000 adultos más las recién nacidas crías. Así como los de Magallanes, es costumbre concentrar los cuidados en el segundo huevo y abandonar al primero. Esta colonia es la más septentrional que existe y la más fácilmente accesible en la Patagonia, pues a las otras colonias es muy difícil llegar (la más grande se encuentra en la isla de Los Estados). Una oportunidad única de ser recibidos en su territorio natural en una época tan sensible de sus vidas. 



El ataque de las skúas

¿Ya están listos para volver?  ¿Cómo, que no? Lo lamento,entiendo las ganas de quedarse. Pero debemos retomar la travesía, que lo mejor aún está por venir. Remontando el cañadón y bordeando el otro sendero de la isla tendremos el momento en que más atención necesitaremos. Pues si hasta ahora necesitábamos tener los ojos bien abiertos para no perdernos de nada…  a partir de este momento les pediré que los abran aún más, para no perder nada de ustedes. Para regresar,deberemos abrirnos paso entre nidos de rapaces skúas aunque, claro, ¿quién se lo explica a ellas? Para los chicos puede ser tanto la parte más divertida como la más aterradora. Sobrevolándonos con círculos garabateados nos rondan estas aves de rapiña en cantidades en aumento; están buscando caer sobre algún desafortunado y desprevenido miembro de la formación. En esta experiencia fuimos testigos de cómo una skúa le atinó en la oreja a un miembro del grupo. Y aunque el momento es ciertamente emocionante, quien tenga la sangre fría entenderá que no hay de qué preocuparse pues gracias al buen consejo de los guías, si nos aseguramos de andar en grupo y con los brazos en alto, estaremos a salvo. Incrementando nuestra altura con las extremidades, algún trípode o bastón, persuadimos así a las skúas de que no es una tan buena idea atacarnos, por más invasores que seamos de su territorio.  Si estamos atentos además podremos ver cómo se pelean entre ellas, un espectáculo de dominio del vuelo, veloces y majestuosas planeadoras sobre los fuertes vientos.

Y al llegar al punto de desembarco, ya va siendo esa hora del día en el que los “¡Qué lindo!” se van transformando en un “¡Qué rico!” y disponemos de sillas y mesas en la playa para sentarnos en ronda. Mientras almorzamos los refrigerios vemos lobos marinos, los antes mencionados machos retirados de la lobería, a lo largo de la costa. Esta es la única especie de la isla que, en tierra, tendremos que contentarnos con apreciar de lejos (a unos 20 m). Bueno, ¿ya están listos? Empacamos y volvemos al mar. Lo mejor aún está por venir.



Jugando con las toninas 


Al compararnos con otras especies estandartes de la inteligencia, como los delfines, los humanos suelen afirmar que son ellos los más inteligentes pues han logrado tantísimo - la rueda, Nueva York, guerras- mientras los delfines simplemente chapotean y juegan todo el día en el agua. Los delfines asimismo afirman que son ellos los más inteligentes, por exactamente los mismos motivos.  (Douglas Adams - Hitchhiker's Guide to the Galaxy)

Surcaremos las aguas hasta donde los sabios guías saben que rondan las juguetonas toninas overas. Esta especie de delfín mide como máximo 145 cm. Y por si no estaban cansados de tanto blanco y negro, pues descubrimos al perseguirlas de uno a otro lado de la borda que visten el mismo monocromo del pingüino. "¡A la derecha!"  "¡No, a la ia izquierda!" ; ¡Cuidado, no se muevan tanto que tambalea la barca! Ver saltar, rodear y hacer carreras contra la lancha a las curiosas parejas es un gran método de extracción de sonrisas. ¡Y no solo a las toninas se ve saltar! También presentan este show los lobos marinos, y para algunos eso es algo aún más impresionante, pues sus arcos sobre el agua se prolongan como si nadaran estilo “mariposa”. Cerca de la zona portuaria podemos contar con la presencia de petreles gigantes, que más que estar allí por naturaleza lo hacen conociendo el hábito de los barqueros de  arrojar comida por la borda. Otras especies que suelen rondar los tramos de la excursión son albatros, delfines australes y cormoranes imperiales. Y en ocasiones, a algunos grupos se les acercan orcas y elefantes marinos.




Datos Útiles

Costo: $3.000 – U$D 85 por persona

Reserva con 2 días de anticipación 

Todas las edades

Llevar: Campera rompevientos (para los tramos en lancha) y protector solar

Temporada: Octubre – Marzo

Duración: Salida a las 8 y regreso a las 15. Aproximadamente horas. Incluye almuerzo en la Isla.

Prestadores de Servicio: Darwin Expediciones:   (297) 15 624 7554 / 15 413 2887 // Los Vikingos  0297 487-0020 // Puerto Penacho 0297 154058472




Más de Puerto Deseado:

La apasionante historia de la Corbeta Swift - Museo Mario Brozoksy

  • Compartir en

Nuestro Blog

¿Dónde tapear en Buenos Aires? En el NH Lancaster, en plena City porteña.
Creada 15/06/2018

gravatar

El NH Hotel Group es una de las principales cadenas hoteleras en la Ciudad de Buenos Aires, donde totaliza nueve propiedades. Una de las más emblemáticas es el NH Collection Lancaster, sobre la calle Córdoba, a minutos de las Galerías Pacífico. El hotel y su Chef Ejecutivo, Hernán Caballero, aprovecharon el Día Mundial de la...

Lo mejor del invierno porteño: un brunch de fin de semana en el Hotel Madero
Creada 12/06/2018

gravatar

Rëd Resto, el restaurante del cinco estrellas Hotel Madero -en Puerto Madero, Buenos Aires, como lo indica su nombre- abre sus puertas todos los sábados y domingos con un brunch al mediodía. La mesa de entradas frías y los platos fueron elaborados por el Chef Ejecutivo Alejandro Bontempo. Los platos son acompañados por vinos Saint...

El Obrador: el Bocuse de Bariloche
Creada 25/05/2018

gravatar

El Obrador es mucho más que un centro de formación para chefs de cocina. Como lo indica su lema es una Escuela de Arte Culinario.   El Obrador ha sido fundado y es dirigido por Emiliano Schobert. Es uno de los chefs argentinos más prestigiosos. En el mes de abril consiguió el tercer puesto en la...

Tango y fileteado: dos clásicos porteños en un mismo tour.
Creada 08/05/2018

gravatar

Fileteado y tango: son dos iconos inconfundibles de la cultura popular porteña. Ambos surgieron a principios del siglo XX en una sociedad compuesta por inmigrantes europeos y criollos. Una visita guiada los reúne por las calles del Abasto. Es organizada por la agencia 054.Travel. La guía Cecilia se encuentra con los participantes del paseo en...

¿Cómo es el aeropuerto de Asunción?
Creada 01/05/2018

gravatar

Los viajeros que llegan a Asunción por vía aérea aterrizan en el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi (IATA: ASU – OACI: SGAS), situado en Luque, en la periferia de la capital paraguaya. Antiguamente llamado Aeropuerto Internacional Presidente Stroessner, con el regreso de la democracia fue rebautizado en homenaje al aviador paraguayo Silvio Pettirossi. Silvio Pettirossi había...

Las primeras fotos del nuevo Howard Johnson Plaza Buenos Aires
Creada 02/03/2018

gravatar

Fue inaugurado hoy el nuevo hotel de la cadena. Está sobre la Avenida 9 de Julio, en Lima 653, a pasos de la UADE y a solo unas cuadras del corazón del barrio porteño de San Telmo. Es el 40º establecimiento de la cadena que pertenece a un grupo hotelero argentino que explota a nivel...

Así es el aeropuerto de Montevideo
Creada 27/02/2018

gravatar

El Aeropuerto Internacional de Carrasco Gral. Cesáreo L. Berisso es la principal base aérea en Uruguay. Se encuentra a unos 20 kms del centro de Montevideo. Es muy chico y recibe solo unas decenas de vuelos al día, principalmente desde la Argentina, Chile y Brasil. También algunos del Caribe, del este de Estados Unidos y...

McDonalds llegó al Aeroparque porteño
Creada 27/02/2018

gravatar

El local abrió en un nuevo patio de comida que fue inaugurado en la planta baja, en un extremo del sector de mostradores de check-in de vuelos de cabotaje la compañía Aerolíneas Argentinas. El local ofrece todas las comidas habituales de la cadena McDonalds y tiene también un sector McCafé. Además de los mostradores, cuenta...

Etihad Business, el placer de volar 
Creada 23/02/2017

gravatar

Recientemente viajamos en la clase Business de Etihad, la compañía nacional de Abu Dhabi, capital de los Emiratos Arabes Unidos, en el tramo San Pablo-Abu Dhabi 14 hs 25 m). Aquí el resumen visual del viaje en la e-box de la pantalla individual a disposición de cada pasajero: El avión es un Boeing 777 con Primera...

Bariloche a la Carta
Creada 13/10/2016

gravatar

El festival gastronómico más importante de Río Negro, “Bariloche a la Carta”, culminó su tercera edición el lunes 10 de octubre 2016. Más de 35 mil personas visitaron la feria emplazada en el Centro Cívico, donde productores de la región ofrecieron un amplio menú de propuestas y productos. Por Livio González – desde San Carlos de Bariloche...

Seguinos en Twitter

Seguinos en Facebook